Brasil: recesión y corrupción sin la Rousseff. ¿JJ. OO. bajo riesgo?

Brasil se ahoga entre la inestabilidad a nivel político, corrupción, escándalos y una recesión poco a poco más dura.

Nada que ver para Brasil: la crisis económica que se agarre semeja no entregar paso al mejor instante, así sea en anticipación de los JJ. OO. de la ciudad de Río de Janeiro.

En Brasil, que ya estaba en crisis política plena, se hunde cada día en una dura recesión económica.

Conforme datos del gobierno publicados el miércoles, mayor economía de Latinoamérica registró un descenso del cinco con cuatro por ciento en el primer trimestre de dos mil dieciseis, mejor que las esperanzas de los analistas para un resultado to-sesenta por ciento .

Apenas el mes pasado la Presidente Dilma Rousseff ha sido suspendida de su papel como Presidente una vez que el Congreso brasileiro votó a favor el procedimiento de enjuiciamiento de destitución-masa con el propósito de remover a la persona de su cargo.

El incremento en el gasto público para elevar el Producto Interior Bruto por Rousseff fue el último intento final para ganar el apoyo de la opinión pública en plena campaña para su segundo orden, mas el proyecto no funcionó.

Dio a conocer entonces procurar esconder el desarrollo de la deuda pública, Rousseff fue suspendido y vicepresidente Michel Temer, aceptó como Presidente interino.

Los datos sobre el Producto Interior Bruto de Brasil llegan a sesenta y cuatro días de los Olimpiadas de la ciudad de Río de Janeiro, al paso que el país ya está inmerso en un periodo de gran inestabilidad.

Aun para Temer si bien las perspectivas eran ahora lejos de rosy.

En 3 semanas de trabajo, 2 de sus ministros han renunciado a cargos de corrupción.

El último día de la semana, por servirnos de un ejemplo, ciertos registros de teléfono filtrado han revelado de qué forma la nueva Comisaria de Ministro (nombrado para pelear la corrupción) daba indicaciones y advertencias a un miembro del Senado con la intención de eludir la investigación de la lucha contra la corrupción.

El Ministro en cuestión, Fabiano Silveira, ha presentado su renuncia el primer día de la semana.

El Ministro de planificación Romer Juca, en cambio, renunció la semana pasada cuando otros registros han puesto de manifiesto su intento de obstruir una investigación federal.

La recesión alimentada la política crisis y viceversa: una espiral de sufrimiento para el país.

afirmó Neil Shearing, jefe economista de Capital Economics, una compañía de investigación de los mercados emergentes.

Los especialistas han pronosticado que economía de Brasil se contrajo todavía más que eso ya ocurrió, al paso que las evaluaciones afines asimismo fueron hechas por el Banco Central de Brasil, que estimó en el mes de marzo que la economía se contraerá del tres con cinco por ciento en el dos mil dieciseis.

El año pasado, no obstante, la economía había contratado de treinta y ocho por ciento .

El país está en una recesión durable como no sucedido desde la década de mil novecientos treinta.

Inflación está incrementando, confianza de los usuarios se ha desplomado y el escándalo de corrupción enorme que implica el aceite gigante Petrobras (con respecto a la adquisición, intercambio de sobornos y de desviación ilegal de fondos públicos) sigue tragan a funcionarios públicos en un par de años desde su brote.

Recesión de Brasil vio la luz en principios del dos mil quince, cuando se han desmoronado los costes de materias primas (que son su factor de desarrollo primario) y el escándalo de sobornos de la compañía petrolera estatal Petrobras ha aspirado a los políticos de cualquier partido y todavía muchos empresarios.

Los costes prosiguen siendo bajos, puesto que China, un enorme importador de materias primas (en que Brasil ha aumentado su adicción como asociado comercial), es en la mitad de una desaceleración.

El martes, funcionarios del gobierno han anunciado que el desempleo brasileiro ha aumentado hasta un ciento doce por ciento en el periodo entre abril y junio.

Hay brasileiros once con cuatro millones de desempleados, prácticamente el veinte por ciento en comparación con hace un año.

Leave a Reply